Perdemos valioso tiempo en la lucha contra la corrupción


Índice Político 

FRANCISCO RODRÍGUEZ

María Elena Walsh, poetisa de la Vidala argentina, escribe en “Serenata para la tierra de uno”‎ una estrofa que retrata el canto del pueblo cuando despierta a la realidad de la dictadura: “para sembrarte de guitarra, para cuidarte en cada flor, y odiar a los que te castigan, mi amor, yo quiero vivir en vos”. Mercedes Sosa la hizo mundial.

Tenemos que aprender mucho de los hermanos latinoamericanos. La política mexicana ha ejercido liderazgo en la región, desgraciadamente debemos ponernos las pilas y establecer los nexos indispensables con esa cultura de la resistencia que ha inundado los tímpanos de los rebeldes con Roa Bastos, Carpentier, Rulfo, Gabriela Mistral, la trova cubana y tantos otros.

Estamos en el centro del debate de la cultura de la resistencia. Si allá han luchado contra dictadores y asesinos despiadados como Videla, Pinochet, Somoza, Batista y todos los esperpentos, nosotros no cantamos mal las rancheras oponiéndonos a gorilas de toda laya.

Pero jamás hemos juntado el canto y la poesía popular con los sistemas de educación pública. Esa es una asignatura pendiente. La lucha contra los depredadores y rateros de una Nación es igual de icónica. Tenemos que estar conscientes en todos los renglones, antes de que los grupos enfurecidos con las medidas populares retomen fuerza de revancha.

Regresar a las palabras su poder fundador, de conquista, es la gran tarea de la cultura mexicana, para resistir el embate de los embaucadores de toda estofa. Las leyendas, mitos y tradiciones pasarán a formar parte del intento colectivo de representación nacional. No está el horno para bollos, y no debemos cejar en este empeño.

Alentar las expresiones auténticas de la música, la pintura, las tradiciones nacionales, el arte cinematográfico. Las aportaciones de los colectivos digitales, el teatro, el arte urbano, rural y plástico, deberán nutrir ahora la crítica y la estética de nuestra realidad. Es poco el tiempo que se tiene para intentar esta obra magna.

El papel de los medios será fundamental, pero…

México está llamado a refrescar la memoria del gran esfuerzo de construcción de este país, donde toda lucha de exaltación nacionalista ha sido un proceso de rebeldía anticolonial que siempre ha disgustado a las capas sociales que insisten en la dependencia estructural y a seguir robando bajo las órdenes de Washington.

Los medios masivos de comunicación, impresos y radioeléctricos, hacen caso omiso de cualquier obligación con la identidad nacional, cuando deberían ser vehículos de enaltecimiento de la vida en común. Deben dejar de hacer política ficción, porque nuestros problemas fundamentales deben ser tratados con responsabilidad y seriedad.

Y debemos lograrlo a corto plazo, porque estos tiempos convulsos no esperan. Que pasen por los cedazos informativos las cuentas nacionales, los cacicazgos sindicales, el juicio popular contra la corrupción que nos trae a mal traer. Es demasiado pedir, lo sabemos, cuando algunos abusivos son los dueños de las concesiones de medios.

Han costado muchas vidas las luchas por la soberanía

Pero se trata de un asunto de la más urgente seguridad nacional. Todo país en emergencia requiere de la participación consciente de los ciudadanos en los procesos de producción, así como el nuevo régimen propone hacerlo en alianza con los trabajadores de Pemex en los planes de recuperación de la industria petrolera. Es urgente y necesario.

Quizá por primera vez esta generación vaya a darse cuenta del valor y la experiencia de los trabajadores patriotas que hicieron posible mantener la industria petrolera a flote, a pesar de las traiciones propinadas por un grupúsculo de vividores en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

Quizá esta generación vaya a empezar a saber que las refinerías existentes las construyeron trabajadores mexicanos, que los pozos petroleros han sido defendidos por la base obrera ante los intentos de sabotaje decharros y mandatarios neoliberales. Se dará cuenta de las vidas que ha costado el movimiento de resistencia petrolera vigente.

Es necesario que sepan, que a contracorriente de sus lidercillos rateros, esta es una tierra de hombres cabales, como decía Chucho Monge. Están a punto de enterarse del coraje y el nacionalismo olvidado que ha sido parte esencial de páginas brillantes de nuestra historia.

Defender lo que siempre ha sido nuestro, por sobrevivencia

Y es que ya no se puede. Por más que los jilgueros del neoliberalismo quieran culpar de todo a los que llegan y ocultar información sobre la destrucción nacional que hicieron de nuestro patrimonio, durante cuarenta años, los mandarines de huarache, estos robos deben ser conocidos ampliamente y castigados con rigor.

Al lado del Estado debe estar el pueblo. Acompañar los impactos con su voluntad. Defender lo que siempre ha sido nuestro. Esto no es una elegía de la confrontación, es un asunto de supervivencia. El petróleo es lo único que tenemos para poder diseñar un mejor destino. Es la única posibilidad de la independencia y de la autonomía.

Y así como piensa hacerse en la industria petrolera, debe hacerse en la eléctrica, la minera, la nuclear, y en todos los rubros que permitan, por la experiencia obrera demostrada, hacer programas de cogestión productiva y directiva que traerán enormes beneficios al país. Ya ha sido demostrado en los campos de hidrocarburos esenciales.

La lucha contra la corrupción debe ser integral. ¡Justicia, ya!

Debemos ser capaces de confiar más en nosotros mismos y en las expresiones culturales de nuestro pueblo. Recuperar el tiempo perdido. Convocar a la lucha y al esfuerzo sostenido a nuestros trabajadores comprometidos con la Nación. Respetar a los dirigentes que interpretan esa lucha y ya no concederle plazos a quienes han destrozado el país.

La lucha contra la corrupción debe ser integral. A nadie debe temblarle la mano para aplicar la justicia. Hoy, la omisión es un artículo superfluo. Y como dijo el bardo, nadie tiene derecho a lo superfluo, mientras alguien carezca de lo estricto.

Ha llegado la hora de respetar los derechos políticos e inalienables de la cultura. Es el primer paso para salvarnos del naufragio. Poetas, escritores, pintores, cineastas y artistas deben tomar parte importante en este movimiento de liberación y de productividad nacional. Que pasen lista las grandes expresiones artísticas y vernáculas de nuestro pueblo.

Que en el ámbito latinoamericano sepan lo que México es capaz de hacer para colaborar en la redención de nuestros pueblos. Ya basta de displicencias.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Escribe don Miguel Ramírez: “De la prensa escort de nuestro país no sorprende su comportamiento pues todavía le es muy doloroso sentarse cómodamente por el golpazo que ahí sufrió con la eliminación de gran parte de los 60 mil millones de pesos que EPN le dio durante su sexenio, pero algunos de los periodistas que se podrían considerar independientes también presentan una actitud que no va de acuerdo con el momento que estamos viviendo en México actualmente. Uno de ellos es el tecleador que escribe entre pedacitos de madera y que arremete constantemente en contra de Marcelo Ebrard, a quien llama vicepresidente. Otros sesudos analistas lo ven punteando para la elección presidencial del 2024, para la cual todavía falta que transcurran más de 5 años. Bueno, hasta un político que es de su mismo partido lo acusa de invadir facultades de la Segob, lo que quizá se deba a que ya está chocheando, lo que es evidente, sin tomar en cuenta que si Ebrard fue nombrado para encabezar la delegación mexicana que negoció en los EU lo de los aranceles con los que Trump amenazó a México fue porque se le vieron facultades para enfrentar este gran problema. Los resultados que obtuvo fueron buenos, pues se evitó tener una confrontación directa con el gobierno de Trump y la aplicación de los aranceles quedó suspendida hasta que se vean los resultados que ocasionen las medidas que está tomando nuestro gobierno. Si hubiera pasado lo contrario, que ante una actitud poco inteligente de la delegación mexicana Trump se decidiera por los aranceles, ¿qué habría sucedido?, de seguro se estaría exigiendo la renuncia de López Obrador a la presidencia. Del asunto de la migración, que dio origen, junto con el tráfico de drogas, a todo esto, a México se le han cargado todas las pulgas, pero en cambio los presidentes de los países centroamericanos en donde se origina este movimiento poblacional se han portado como el chinito. Hasta la saciedad se ha dicho que los cambios que ha hecho AMLO, y los que vendrán próximamente, son reales y profundos. Grupos muy poderosos, los que todo conseguían por medio de la corrupción ya están siendo afectados y algunos de ellos han empezado a maniobrar para entorpecerlos. No es de dudar que los incendios que se produjeron hace unas pocas semanas en la CDMX fueran provocados intencionalmente. Algo similar estaría sucediendo con el aumento de la inseguridad y la violencia que nos afecta. Se trata de que la sociedad mexicana muestre descontento con el gobierno de López Obrador, pero si el tabasqueño fracasa no sólo él se irá a su rancho, nosotros lo acompañaremos.”

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez

Previous GCDMX, en la próxima Reunión de Institucionalidad Publica y Envejecimiento
Next Adiós, Marta