Ciudad de México 11 Diciembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-El exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, compareció este martes frente a la corte federal de Dallas, Texas, donde recibió más información sobre su detención y los cargos en su contra.

Según el diario Dallas Morning News, la comparecencia no duró más de diez minutos y se confirmó que García Luna permanecerá en Texas, donde la corte programó otra audiencia para el 17 de diciembre. Hasta ese momento se determinará cuándo será trasladado a Brooklyn para continuar con el proceso.

El exfuncionario de la administración del expresidente mexicano, Felipe Calderón, será trasladado a Nueva York, para afrontar las acusaciones en su contra que fueron reveladas en un tribunal federal de la localidad.

Es el mismo tribunal de Nueva York donde también se realizó el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en 2018, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Durante la comparecencia no hubo conferencia de prensa, sin embargo, medios internacionales reportan que el exsecretario renunció a su derecho a una audiencia de identificación y tampoco realizó declaraciones a su favor o en su contra.

García Luna enfrenta tres cargos por conspiración para facilitar el tráfico de cocaína y un cargo por dar falsos testimonios, esto en relación con un soborno multimillonario que le fue otorgado por el Cártel de Sinaloa para que operar con impunidad por todo el territorio mexicano.

Las maletas que Zambada entregó
Dos maletas con al menos 6 millones de dólares en efectivo recibió Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública durante el Gobierno de Felipe Calderón, para comprar su protección para el tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con los testimonios que el narcontraficante Jesús “El Rey” Zambada ofreció el año pasado durante el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, celebrado en Estados Unidos, García Luna habría aceptado los sobornos.

El capo afirmó que entre 2005 y 2006 se reunió en un restaurante con Óscar Paredes, el abogado de su hermano Ismael “El Mayo” Zambada, y con quien en ese momento era el encargado de la AFI.

Zambada también dijo que entre 2006 y 2007, los hermanos Beltrán Leyva pagaron 50 millones de dólares al exfuncionario para la protección de su organización delictiva.