El Notimex de Sanjuana contrata a realizador de montaje televisivo

• La directora de la Agencia ordenó pagar a Hugo Gutiérrez de León 1 millón 739 mil pesos por sólo 3 meses de trabajo

• Daniel Aguayo Loredo, La Sombra, denunció que el hoy contratista de Notimex le pagó 30 mil pesos por acusar de narco Canales Clariond

Notimex expidió cheques de ese contrato, sin que tenga las firmas debidas, lo que podría ser un peculado

 

Alejandro Lelo de Larrea

Si la Presidencia de la República contrató a Azucena Pimentel Mendoza, la productora del montaje televisivo de Genaro García Luna y Carlos Loret de Mola en Televisa, ¿por qué Sanjuana Martínez, directora de Notimex, no habría de contratar también a otro realizador de farsas televisivas?

Se trata del regiomontano Hugo Gutiérrez de León, a quien su amiga y paisana Sanjuana Martínez le otorgó un contrato por un monto de un millón 739 mil pesos, supuestamente por adquisición de reportajes, entrevistas y notas informativas, por un periodo de tres meses.

Hasta hace unos días, en los archivos digitales de la agencia sólo había registradas 20 publicaciones de Hugo Gutiérrez como parte de ese contrato. Es decir, cada trabajo periodístico tuvo un costo casi de 90 mil pesos. El convenio equivale a un salario mensual de casi 600 mil pesos. El pago es incluso superior al sueldo de un año del presidente Andrés Manuel López Obrador. Este y otros contratos serán revisados por la Auditoría Superior de la Federación en las próximas semanas.

El hecho de que Hugo Gutiérrez sea ahora proveedor de Notimex, revivió la historia de interés público, de un montaje que en el año 2000 armó para Televisa Monterrey: una falsa entrevista con un supuesto narcotraficante, a quien para efectos de su farsa apodó La Sombra.

A cambio de que acusara que existían nexos entre el crimen organizado y el gobierno que entonces encabezaba el panista Fernando Canales Clariond, Hugo Gutiérrez ofreció a La Sombra 30 mil pesos, aunque al final de cuentas también lo engañó, pues sólo le pagó 5 mil pesos.

La historia anterior es reconstruida a partir de testimonios de personas oriundas y ex funcionarios de Monterrey. Todos los datos proporcionados fueron cruzados y corroborados con diversas notas informativas de la época, publicadas por Televisión Azteca y El Universal.

Para su montaje, Hugo Gutiérrez contó con el respaldo de Roldán Trujillo (ambos regiomontanos), quien era su jefe en la televisora. En esos momentos, ambos gozaban del respaldo de su también paisano, Ramón Alberto Garza, quien para esos días era vicepresidente de Televisa, en el área digital (www.esmas.com), y de Editorial Televisa.

Cuando se descubrió la patraña de Gutiérrez, de inmediato Televisa lo despidió, aunque la versión de él fue que pidió licencia, para supuestamente “brindar apoyo a las indagatorias de la Procuraduría”. También Roldán Trujillo fue echado de la televisora. Tiempo después, trabajaría en Radio Fórmula en aquella ciudad norteña.

Por cierto, desde México, esa farsa de El Sombra fue asesorada nada más ni nada menos que por Azucena Pimentel, quien para esos días era sólo aprendiz de montajes, lo que fue perfeccionando hasta el de Genaro García Luna en diciembre de 2005, cuando fingieron la detención, “en vivo”, de la presunta secuestradora francesa, Florence Cassez.

 

De Hugo Gutiérrez y Carlos Loret

El conductor de televisión y cerebro del montaje fue Carlos Loret de Mola, y la productora Azucena Pimentel. Por cierto, quizás ahora sí ambos no puedan eludir declarar ante las autoridades sobre esta farsa que pudo ser constitutiva de un delito.

Por lo pronto, Florence Cassez anunció hace unos días que actuará por la vía legal contra García Luna, Loret de Mola y los que resulten responsables. Cuenta con el respaldo del ex presidente francés, Nicolás Sarkozy.

Azucena Pimentel encabeza hoy una de las direcciones en la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia de la República. Desde esa posición, asesora la producción de las conferencias mañaneras de López Obrador (señaladas como un montaje), además de que autoriza la propaganda gráfica y de video de todo el Gobierno Federal, antes de su publicación.

 

La historia del montaje

A finales de julio de 2000, Hugo Gutiérrez, en su calidad de director de noticieros de Televisa en Monterrey, dio instrucciones a Fernando del Rincón, conductor y reportero, para que contratara a alguien que se hiciera pasar por delincuente, y declarara que existían vínculos entre narcotraficantes y las autoridades estatales.

Daniel Aguayo Loredo, de 34 años fue la persona que eligieron Del Rincón y Gutiérrez para su montaje. Decidieron apodarlo La Sombra. Lo adiestraron previamente. Le entregaron un guión para que lo estudiara, y ensayaron la entrevista en múltiples ocasiones. Tenía que parecer creíble.

A cambio de esas declaraciones, La Sombra recibiría 30 mil pesos, con el acuerdo de que se tenía que marchar de Nuevo León. Le entregaron un boleto de avión con destino a Chiapas.

El montaje de Hugo Gutiérrez se difundió en el Canal 2 de Televisa Monterrey, el 4 de agosto de 2000. La Sombra, acusó que el entonces subprocurador de la entidad, César Cantú, estaba involucrado con bandas de narcotraficantes. No había evidencia alguna, sólo la declaración.

El teatrito se le cayó a Hugo Gutiérrez muy pronto, porque las autoridades de Nuevo León detuvieron a La Sombra antes de que pudiera marcharse a Chiapas. Lo arraigaron en la Procuraduría Estatal, para investigarlo por narcotráfico.

Detenido, La Sombra decidió revelar la verdad apenas 10 días después, en una entrevista para Televisión Azteca, empresa que con todo gusto debió difundirla, pues en aquellos días todavía estaba candente la llamada “Guerra de las Televisoras”

El 14 de agosto de 2000, en su noticiario Hechos de las 22:00 horas, de acuerdo con lo difundido por el diario El Universal en su edición de 14 de agosto de 2000 (https://archivo.eluniversal.com.mx/nacion/29350.html), La Sombra acusó que se trató de un montaje realizado por Hugo Gutiérrez, quien por cierto sólo le pagó 5 mil de los 30 mil pesos que le prometió por la dramatización.

 

Podría ser un delito

Al día siguiente, el Gobierno de Nuevo León acusó que el montaje podría ser un delito al amparo de la libertad de prensa. El secretario de Gobierno, José Luis Coindreau, dijo que el gobernador Canales Clariond le pidió llegar al fondo en las investigaciones sobre el hecho, pero con mucho tacto.

“No queremos por ningún motivo que se llegara a pensar que nos molesta la libertad de prensa, libertad de expresión, nos molesta que a nombre de ella se cometa un delito y se abuse, como creemos, hasta donde van las investigaciones”, dijo Coindreau, según publicó el diario El Universal del 16 de agosto de 2000. https://archivo.eluniversal.com.mx/estados/14337.html

El funcionario reforzó la versión de que Televisa Monterrey pagó a Daniel Aguayo Loredo 30 mil pesos para que con el sobrenombre de La Sombra acusara de nexos con el narcotráfico al subprocurador Cantú.

Daniel Aguayo fue trasladado a la Ciudad de México donde fue arraigado durante 90 días, para que pudiera investigarlo la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR).

Ya en los últimos días del sexenio de Ernesto Zedillo, el 20 de noviembre, la PGR lo soltó al determinar que no tenía relación alguna con el narcotráfico.

Daniel Aguayo presentó en aquellos días una demanda civil en contra de Hugo Gutiérrez y Televisa, pues según él le habían causado un daño moral al relacionarlo con el narcotráfico. También una denuncia penal por inducción al delito.

 

Las irregularidades del contrato millonario

Por cierto, como colofón, de ese contrato que otorgó Sanjuana Martínez a su amigo Hugo Gutiérrez, resulta que no se concluyeron los trámites para su validación. Faltó una firma clave, la cual nunca fue estampada precisamente porque el servidor público responsable de signarlo se negó a hacerlo, ante la evidencia de que incurriría en un ilícito.

Aquel funcionario público prefirió renunciar que violar la Ley. La ilegalidad mayor es que, pese a carecer de esa firma, se emitieron al menos dos cheques para pagar al “proveedor” Hugo Gutiérrez, lo que en los hechos podría constituir un peculado.

Ahora, Sanjuana Martínez busca que alguien se atreva a firmar el contrato en este 2020, con fecha del año pasado. Todo indica que para ello designó director comercial a otro de sus amigos regiomontanos que se ha prestado para el trabajo sucio contra los trabajadores de Notimex: Alejandro Salas, también amigo de Hugo Gutiérrez.

Así lo que ocurre en Notimex, bajo la dirección de Sanjuana Martínez. Ahí afloraron Los Renglones Torcidos de la 4T.